CONTINGENCIA SANITARIA/PROTECCIÓN CIVIL

Los remanentes de Marty, han ocacionado graves estragos en la infraestructura urbana en nuestra ciudad, al dañar la mayoría de la instalaciones básicas  de los servicios públicos y privados, así tenemos que es obvio la fractura del drenaje y alcantarillado, que ha puesto a la población frente a una verdadera contingencia sanitaria,  ante la posibilidad cierta e inmediata de una epidemia de enfermedades gastrointestinales, hepáticas, pulmonares o alérgicas, pero pese a la gravedad del problema público, tan solo ha merecido una tibia respuesta de las autoridades de los tres niveles de gobierno, quienes se  han reducido en su accionar a destapar cañerias, rociar cal y cloro y parele de contar, contribuyendo al caos al permitir y tolerar la venta de comida en la vía pública, en lugar de implementar un programa que prohiba temporalmente esta actividad y se compense de alguna forma a los afectados, incluyendolos en el programa de empleo temporal, en tanto pasa la emergencia, porque el riesgo es, entrar en un proceso circular de deterioro de la salud pública, de por si ya afectada.

La red de agua potable y alcantarillado en Guaymas tiende a dañarse regularmente por los malos materiales, por su pésima instalación y por la consistencia y resistencia del suelo y subsuelo en nuestra ciudad, esto último determina que constantemente se presenten movimientos de tierra o socavones oacacionados por las fugas de agua o por la presencia de agua marina, que ocacionan a su vez la rotura del drenaje y las consiguintes fugas de aguas negras.

Lo antes dicho viene al caso, porque me pregunto si las autoridades municipales, han tomado todas las providencias, medido los riegos, asegurado las contingencias y previsto cualquier problema a futuro de la instalación y manejo del gas entubado; hay certificación de su segura instalación tomando en cuenta la consistencia y resistencia del subsuelo, se ha afianzado la operación de ese gasoducto, porque sera lamentable y condenable, que se exponga a la población a un nuevo riesgo en cada contingencia.

No se vale exponer a la gente, sin antes asegurarse que se han cumplido las buenas practicas en materia de protección civil, en la instalación y operación del gasoducto, pues imaginemos la combinación de riesgos sanitarios y de actividades peligrosas, la tragedia de Guadalajara me viene a la menoria.

el ciudadano.  

Deja un comentario

Archivado bajo Colaboraciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s