2016

Que nadie se diga engañado, las señales apuntan a que el 2016 será un año ominoso para todos nosotros en el horizonte social no hay buenos presagios, todo lo contrario, los nubarrones sobre el cielo patrio anuncian mal tiempo y recrudecimiento de la crisis crónica que desde hace años padecemos, como mal terminal, debido a la mala medicina que día a día nos receta la clase política en su (des) quahacer gubernamental y administrativo, pues la corrupción y la opacidad hacen que el remedio tenga reacciones adversas en la salud pública y social.

Los parametros de vitalidad en el desarrollo social, no son buenos, padecemos de una insuficiente seguridad pública que esta a punto de ocacionar una parálisis total, la finanzas públicas estan en su punto más que bajo, que ocaciona una pésima conducción neuronal en la cosa pública, la economía no crece como síntoma de inanición en el desarrollo, en fin las cosas no pintan bien, lo que se aprecia a simple vista y como dice el dicho “lo que se ve no se pregunta”, para ubicar la situación en la justa dimensión.

Para ensombrecer más nuestro panorama, el gobierno anuncia con bombos y platillos el rediseño del presupuesto federal, para hacer más con menos, para modernizarlo, para que nos lleve la chingada en pocas palabras, como en otra entrada lo explicaremos a nuestro modesto entender.

Que nadie se diga engañado.

el ciudadano 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Colaboraciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s