LO QUE EL OTTO NO CONTO

El presidente municipal cumplió con el rito de “rendir” a la población un informe sobre el estado que guarda la administración pública municipal, anticipadamente a la fecha tradicional, pero no dijo todo, se reservo los puntos negativos de esta gestión.

Con la llegada al poder de Otto Guillermo Clausen Iberri, se gobierna por encima de la ley, y pondré algunos casos emblematicos, que dan cuenta de ello:

A) No obstante que su obligación es velar por el bien de los ciudadanos y proporcionarles los servicios públicos que demandan, a los pobladores de La Manga, atendiendo muy particulares intereses, los tiene en el olvido administrativo y humano, no obstante que tienen más de treinta años viviendo en ese lugar, le niega documentación oficial que los acrediten como pobladores de ese lugar, las cuales les son indispensables para sus tramites personales educativos, asistenciales y de gestión, pues favoreciendo a los dueños de los terrenos vecinos, se les niegan hasta las cartas de resisdencia, es decir para la autoridad municipal no existen, ni los oye, caso dramático donde se cruzan los intereses de los caciques y los derechos humanos de los pobladores, que tienen que mendigar el servicio de agua, caminos y recolección de basura, a pesar de que la SEP, INEGI, IFE y demás programas los reconocen e implementan sus programas, nomás hay que imaginar dos escuelas con niños en verano, sin agua.

B) La Dirección de Planeación y Control Urbano, que ni planea, ni controla nada, es una de las dependencias autoritarias, por vocación de sus funcionarios que en aras de complacer al presidente, se pasan la ley por el arco del triunfo, es decir ejecutan actos en perjuicio de los ciudadanos, sin respetar el derecho humano al debido proceso, pues ejecutan y después pregunta, dos casos como muestra, el cierre de las chatarreras, que fue una medida mas efectista que legal y el desmantelamiento del Notiflash en la avenida Serdán, en ambos casos privo el autoritarismo.

C) Finalmente, en el caso de la contaminación que sufren los pobladores de las colonias Punta Arena, Monte Lolita y Comisión, a causa del polvo que emite el cobre transportado a granel y sin las adecuadas medidas de protección al ambiente, la autoridad municipal no a hecho nada, pese a que tiene un asiento en el consejo de la APIGUAY, responsable de la (des) administración del puerto, ahí vemos de nuevo el desdén municipal por el derecho humano a la salud de la población.

La gente, la población de Guaymas, necesita algo más que pavimiento, necesita el respeto a la ley, como forma de convivencia social, entre otras muchas cosas más.

Lic. Armando Saucedo Monarque.

Deja un comentario

Archivado bajo 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s