A LA BAJA, TODO MUNDO A LA BAJA.

Primero fue el INEGI, quien dio la voz de alerta sobre el proceso decreciente de la economía mexicana, pues según su más reciente encuesta sobre el crecimiento, existe una debilidad estructural en ella, que impide su crecimiento, propiciada/agravada por un entorno exterior poco favorable y un mercado interno alicaido.

Después las estimaciones a la baja del producto interno bruto han caído en cascada sobre las cuentas alegres del gobierno priista de Peña Nieto, así tenemos que Luís Videgaray, Secretario de Hacienda y Crédito Público, el 22 de mayo de este año, las redujo de 3.3 al 2.7 por ciento; luego el BBVA Bancomer, S.A., señalo que según sus cálculos la tasa de crecimiento se reducía a 2.5 por ciento; después el Banco de México les corrigió la plana al estimarla en 2.3 por ciento, y por si no fuere suficiente con ello, el Banco Mundial, en su informe sobre las Perspectivas de la Economía Global, confirmo esta última cifra y finalmente, un cómplice y aliado electoral de los priistas, el Grupo Financiero Monex, lo ubica en el 1.9 por ciento, como para decir no me ayudes compadre, que tu me hiciste presidente.

Con esas predicciones nada cambiara, todo empeorara, solo la clase política ni sufre ni se acongoja, vive con salarios de reyes, usufructuando los bienes públicos, sin importarle la suerte de millones de mexicanos, sin atender un grave problema, como son los bajos salarios que perciben los trabajadores y principal causa de que el consumo interno no crezca, y se debilite la economía, porque la disyuntiva para ellos es, o mal comes y no compras nada más, o no comes y compras algo más, ejemplo de ellos son los sueldos de miseria de gran outsourcing local Maquilas Tetakawi, si bien da empleo, mata de hambre a sus empleados con los bajos salarios, que no les da capacidad de consumo, más allá de una deficitaria canasta alimentaria, así como podrá crecer la economía local, dificil, si apenas les alcanza para mal vivir.

La Cepal, Comisión Económica para America Latina de la ONU, ha puesto el dedo en la llaga, son los bajos salarios, que históricamente en México han decrecido en un 76%, lo que tiene ahorcado el consumo interno, en otras palabras el dinero no rinde y no alcanza para nada, así como puede crecer la economía, si nadie compra, difícil, por eso todo a la baja.

Lic. Armando Saucedo Monarque.

Deja un comentario

Archivado bajo 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s