OBAMA Y LA AGENDA OLVIDADA

La prensa nacional ha destacado la visita del presidente Obama a nuestro país, poniendo énfasis en el enfoque económico de la agenda bilateral, como asunto prioritario en la relaciones de los dos países, para dejar atrás, dicen, el tema de seguridad, que marco la época de Calderón, el pequeño, y distorsiono las relaciones en ambos países, al igual que, negativamente lo hizo en todo el espectro socioeconómico cultural del nuestro.

Sin embargo, los temas de la agenda olvidada, volvieron a quedar en el limbo, porque no se abordo con dignidad republicana, el trato que dan los norteamericanos a los nacionales que pretenden cruzar la frontera de manera ilegal, la brutalidad paramilitar de la respuesta al paso de miles de migrantes y las inhumanas condiciones de detención, en fin el gobierno mexicano, nunca se pronuncio ante el presidente visitante, para exigir que los nuestros fueran tratados como personas, no como delincuentes, pues su pecado, es buscar una vida mejor que el país no les da.

Esta circunstancia, nos lleva a otro tema de la agenda olvidada, la necesarísima revisión del tratado de libre comercio, en materia migratoria, a fin de que en el mismo se incluya un apartado en el que se regule el flujo de los trabajadores migrantes, pues esa mercancía, llamada mano de obra, sigue la dinámica de la interdependencia comercial entre los dos naciones y es materialmente imposible pretender imponerle barreras.

Sin embargo estos temas quedaron en el olvido, bajo el pretexto de no interferir en la reforma migratoria que en el norte se cocina, como si nuestra opinión valiera para nuestros vecinos distantes, y queriendo ocultar con ello, la falta de entereza, fortaleza ideológica, apego a los principios y valor republicano, porque lo cortes, no debe quitar lo valiente.

El flujo de armas al territorio nacional, tampoco figuro como tema prioritario, no obstante que es una de las causas de la violencia en nuestro suelo patrio, que no cede, ni decrementa, a pesar del silencio gubernamental, como si no hablar de ella, tendría un efecto disipador del caso recurrente de muertes, que por cierto día a día se acumulan al mismo ritmo que en la época panista.

No cabe duda, de distinta forma, pero panistas y priistas, se comportan igual frente al imperio.

el ciudadano.

Deja un comentario

Archivado bajo Colaboraciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s