HUELGA DEL STEUS DE 1976

Han pasado cerca de 37 años, desde que estallo la huelga promovida por el Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad de Sonora, por el reconocimiento sindical y la firma del contrato colectivo de trabajo, en lo que fue un parte aguas en la vida social del Estado.

Después de la represión del movimiento estudiantil en septiembre de 1973, por ordenes del gobernador Carlos Armando Biebrich, se inicia el reflujo del movimiento social en Sonora, abriendo una negra etapa de oscurantismo, que en la universidad de sonora, representaba el rector Alfonso Castellanos Idíaquez, que trato de borrar todo lo que oliera a ideas progresistas.

Sin embargo la inconformidad laboral dentro de la universidad iba creciendo, llegaban del centro del país las noticias de los movimientos sindicales en las grandes universidades, la discusión de los contenidos ideológicos en la educación, la necesidad de organizarse para luchar por las demandas de cada sector, en fin los vientos políticos calentaban el ambiente político.

Los trabajadores como un sector más fuerte y organizado al estallar la huelga por la firma del contrato colectivo de trabajo, atrajeron tras de si, a los estudiantes y a amplios sectores de la población, haciendo cimbrar las caducas relaciones sociales en el estado, pues era necesario un nuevo arreglo social que reconociera al movimiento obrero independiente y a los estudiantes como nuevos actores sociales, demanda que se logro pese a los bárbaros empresarios del estado, el clero, los movimientos facistoides como los llamados Micos, los medios de comunicación como El Imparcial y El Sonorense, y otros muchos que hoy, se jactan de libre pensadores.

Esa historia esta llena de gente valiosa, los trabajadores en general, las empleadas de Servicios Escolares, Don Richard, el honesto tesorero del movimiento, los trabajadores de la imprenta y parques, el abogado Lorenzo Ramos Félix, los grupos políticos Prefacio y Gap, la CTM de Hermosillo, encabezada en aquel tiempo por Norberto Ortega, el padre Montaño del Centro Cultural Universitario, Abelardo Casanova editor del periódico Información, fiel acompañante noticioso del movimiento, en fin, un sin fin de gente valiosa.

Hubo traiciones, pero de esas prefiero no acordarme, el tiempo va poniendo a cada quien en su lugar, y como en aquellos tiempos, ser consecuentes bien vale.

el ciudadano.

Deja un comentario

Archivado bajo Colaboraciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s