MUERTO EL REY, VIVA EL REY.

Calderón, el chico, busca congraciarse con el próximo monarca sexenal, Enrique Peña Nieto, asume los costos de adquirir un nuevo avión para la flotilla presidencial con un precio base de 200 millones de dólares, mas los gastos de acondicionamiento que pueden superar esta cifra, con tal de que el nuevo tirano viaje seguro.
Lanza la reforma laboral como propia, con el fin de facilitar el camino para que el nuevo impuesto en la presidencia, pueda cumplir sus compromisos con la clase empresarial, en una jugada en la que los costos los asume el PAN y evita que el copetudo entre en conflicto con la burocracia obrera de las centrales de trabajadores priistas.
Reconoció a Peña Nieto como presidente electo, desde el primer momento, no obstante las evidencias del fraude electoral, llama a apoyarlo y promete ser dócil en la transición.
Todo ello para ganar impunidad y garantizar que no será perseguido por sus crímenes, aún a costa de hundir en la miseria y en la inseguridad laboral a los trabajadores de México, lo que importa al final del día, es que la ganancia del capital no disminuya.
Hasta donde llegara Calderón en su abyección, si como buen lacayo denuncia la petición de algunos panistas, de proporcionar fondos públicos a las campañas de su partido, con el animo de desviar la atención de las acusaciones de lavado de dinero operadas por el PRI.
el ciudadano.

Deja un comentario

Archivado bajo Colaboraciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s