EL PISTOLÓN DE DON CHÓN:

Debe de haber sido por allá en 1938, porque mis padres tenían aún poco tiempo de casados.

Era entonces un sujeto de cuyo nombre prefiero no recordar, el lépero en turno en la presidencia municipal. Formaba parte del cuerpo de policía un hombre ya entrado en años de nombre Asunción, al que la gente apodaba con cariño don Chón.

Este don Chón se caracterizaba porque portaba siempre al cinto una enorme pistola, de aquellos revólvers texanos calibre .44 que, de hecho, le llegaba a la rodilla.

Carlos, mi papá, nacido al seno de una familia de tipógrafos y periodistas valientes, era él mismo practicante de tales oficios.

El borracho que presidía el ayuntamiento porteño, por sus abusos y leperadas, constantemente era señalado con dureza por Carlos en su periódico. Obviamente, el señalado y su imprescindible corte de lambiscones lo despreciaban.

En cierta ocasión que mis padres caminaban por la calle real (Serdán) a la altura del palacio, fueron vistos por el señor presidente municipal el cual, ebrio como siempre, desenfundó una pistola y fue hacia ellos con paso tambaleante pero decidido.

Carmen, dijo Carlos a su esposa, allí viene don Pancho y anda borracho… Pase lo que pase no te detengas… tú sigue caminando.

Así te quería agarrar, hijo de la chingada…! gritó el beodo poniéndole la pistola en las costillas al periodista. Ellos, Carmen y Carlos, tomados del brazo siguieron caminando ante el notorio desconcierto del abusón alcalde.

Al otro día, mi papá publicó en su periódico el incidente, artículo que fue muy leído porque le tiro con tizones ardiendo al alevoso funcionario.

EL PISTOLÓN DE DON CHÓN tituló Carlos su artículo, vacilando el punto de que el alcalde lo había amenazado con el descomunal revólver de Asunción…!

(se han cumplido 100 años del natalicio de aquel hombre ejemplar que fue don Carlos Ramírez Márquez, generoso patriarca del pueblo guaymeño y, de los suyos, que aún seguimos por la ruta existencial iluminada diáfanamente por su ejemplo… Hoy como siempre, Carlitos, te queremos y te respetamos…!)

JUAN RAMÍREZ CISNEROS.

2 comentarios

Archivado bajo 1

2 Respuestas a “EL PISTOLÓN DE DON CHÓN:

  1. Doroteo Arango

    Y usted Profesor, continúa honrando la memoria de su señor padre con todos los escritos que nos comparte, alentando el despertar del letargo en el que se encuentra sumido el Pueblo de Guaymas, sin freno aparente en la desvergüenza y en la desmemoria.

    Dios los bendiga siempre…!!

  2. Muy buen relato… Gracias maestro..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s